11
Mar
06

Amelie

Me enamoré de Amelè, como todo el mundo, desde el primer instante. Supongo que, como todo el mundo, me identifiqué de inmediato con esa chiquilla tímida, solitaria, imaginativa y soñadora. ¿Por qué? No lo sé.
Ameliè es una chica de 22 años que vive sola en París. Es camarera en un café, y no pretende ser absolutamente nada. Ameliè es solitaria y un poco distante. No es antipática, pero tampoco simpática. Su infancia transcurrió alejada los otros niños de su edad, y nunca supo lo que era jugar con amigos. Así que ella siempre estuvo sola.
La soledad de Ameliè, lejos de ser la soledad triste, romántica y arrebatadora, la soledad de quien pierde a alguien y siente su ausencia, es la soledad de quien nunca ha dejado de estar solo, de quien no ha conocido la compañía, la amistad. Ameliè es fría, distante y tímida, pero no por ello deja de ser tierna y encantadora.
Ameliè nunca tuvo otra compañía que ella misma, y aprendió a desarrollar desaforadamente su imaginación, viviendo en un mundo propio, su universo personal. El mundo de Ameliè está lleno de situaciones cotidianas transformadas para hacer la vida mejor a quienes la rodean. Ameliè dota, en su imaginación, de vida y personalidad a objetos y animales, que le ayudan o le dan su opinión.
Ameliè no tiene grandes metas, no tiene retos que superar, objetivos que alcanzar. Es una simple camarera de una pequeña cafetería, sin grandes ilusiones de conseguir algo en la vida. Por eso puede concentrar todas sus energías en hacer que la vida de los demás sea más agradable. Se toma los problemas de los otros como propios, y les da solución a su manera.
Detrás de su timidez y de su distanciamiento aparente, Ameliè es todo corazón, alguien que vive tan sólo para los demás, eso sí, en su propio mundo. Ameliè es feliz con cosas realmente sencillas, con sensaciones muy simples. No busca cosas complicadas ni sofisticaciones. Ameliè sabe que la felicidad no se busca, se encuentra.
Pero un día, esta tímida y soñadora chica se tropieza por casualidad con el amor. Sin dejar de ser como es, sin dejar de intentar arreglar el mundo a su manera, Ameliè no puede dejar de pensar en Nino Quincampoix, otro ser extraño, solitario y soñador. Y tiene que luchar entre su tendencia natural a amarlo en silencio, sin decirle nada, y arriesgarse a dar un paso adelante y abrir su mundo a Nino.
Ameliè es un poco como la imagen de la infancia, desmitificada de la alegría innata que los adultos siempre le encasillamos, dotada de toda la imaginación y fantasía que le son propias. Me enamoré de Ameliè y me identifiqué con ella, o al revés, por su sensillez y su instinto de supervivencia, de conservación de la personalidad. Ameliè no ha dejado que el mundo le diga cómo tiene que ser. Ella sigue siendo una niña, con toda su imaginación, su ternura y su maldad. Ameliè no ha caido en el juego fácil de la publicidad, no ha decidido encarrilar su vida en torno a parámetros de consumo, no es una más intentando conseguir unos bienes materiales que le den una hipotética felicidad que nunca llega. Ameliè es feliz tal y como es. O mejor dicho, no lo es, pero no le importa. Para lo que le falta, ahí tiene a su imaginación. Lo que no tiene, lo imagina. Sabe que tirar piedras sobre la superficie de un río y contar cuántas veces bota, o meter la mano en un saco de lentejas, le proporcionan la misma felicidad (si no más) que tener una gran casa, un coche, veranear en la playa, o cualquiera de los mitos publicitarios con los que constantemente nos bombardean. Por eso se conforma Ameliè con ser camarera en un pequeño café. No necesita más.
A veces, afortunadamente no con mucha frecuencia, he escuchado comentarios del tipo: "yo no podría llevar una vida tan aburrida como la que lleva Fulano". Hay una mezcla de lástima y desprecio en esas palabras que hacen que me entren escalofríos. Entonces pienso en Ameliè, en su vida aparente, tan modesta, tan sencilla, y en su maravilloso mundo interior. Me pregunto si la persona que ha dicho esas palabras no estará en realidad vacía, mientras que la otra, la persona mencionada no tendrá realmente una personalidad increible.
La cinta de Jeunet es una obra maestra, como no lo es menos la banda sonora de Yann Tiersen. Puede que la película no fuera igual de conmovedora sin esa música. En cualquier caso me parece una película maravillosa. Más allá que un mero entretenimiento, Ameliè es toda una lección de vida, de búsqueda (o ausencia de ella) de la felicidad, de amor propio, de cariño hacia uno mismo.
Es una película divertida, es una película tierna, es una película de esas que marcan un antes y un después. Pero sobretodo es un alegato a la sencillez, a olvidar por un momento las prisas, el dinero, los deseos, y mirar cara a cara a la vida para preguntarnos si en el fondo no valdría más la pena tomarnos las cosas con más calma, dejar de buscar la felicidad futura (que nadie puede asegurarnos y que nunca llega) y disfrutar de la vida a cada instante, sin pretender vivir en todo momento el mejor de nuestras vidas, sino apreciéndolo como lo que siempre es, un instante único que nunca regresará.
Lector, si aun no la has visto, te recomiendo que veas Ameliè. Seguro que cuando termine tendrás en la cara una de esas sonrisas que no se te quitan en todo el día.
Anuncios

3 Responses to “Amelie”


  1. 1 Clara
    12 marzo 2006 en 10:15 pm

    JAVI, LA VERÉ,A VER SI APRENDO ALGO DE LA CHAVALA,Q CREO Q ME ACE FALTA,JEJEJEJE.UN BESO

  2. 2 inmaculada
    8 junio 2006 en 7:09 pm

    Olvídate de todo lo que quieras, pero nunca te olvides de los deseos; es más, descubre los tuyos y defiéndelos: es lo que nos mantiene vivos.

  3. 3 ♀ Ana LaUra
    16 diciembre 2007 en 12:58 am

    Muy buena reseña sobre la pelìcula, me pareciò muy interesante tu punto de vista sobre la pelìcula.
    Atte. Ana Laura 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: