15
May
09

1

Tic.

Tac.

Tic.

Tac.

Un nuevo segundo. Y otro. Y otro… El tiempo se arrastra perezosamente, dejando un rastro húmedo y tibio, como una babosa. Llueve dentro de mi cabeza. Hoy no es día para sobrevivir.

Un piano. Satié. Gnossienne número 1. Y el tiempo sigue arrastrándose perezoso.

A veces no queda más remedio que esperar a que termine la tormenta, a que salga el sol. Esperar, aguantar: la virtud del camello.

Pero no deja de ser cruel encerrar un espíritu indómito entre cuatro paredes y obligarle a esperar, aunque sea por su propio bien. Muchacha de grandes ojos verdes: corre, aléjate de mí. No quiero tener que pensar en tí cuando llegue el alba.

Mientras, en algún lugar, la vida sigue su camino, dejándome de lado por el momento.

Tic.

Tac.

Tic.

Tac.

P.D.: Regresaré. Al gún día regresaré.

Anuncios

0 Responses to “1”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: