14
Jun
09

58 millones de euros

Un millón de euros son 166.386.000 pesetas. 58 millones vienen a ser alrededor de los 10.000 millones de pesetas.

Yo tardé 12 años en terminar la licenciatura en matemática, entre otras cosas, porque para poder pagar la matrícula tenía que dar clases particulares, ya que no alcanzaba los parámetros académicos necesarios (aprobar el 80% de los créditos matriculados). Gastaba mis tardes yendo y viniendo (naturalmente andando, porque en Cádiz un bonobús son 10 viajes, no hay ninguna otra oferta para personas que toman mucho el autobús) a las casas de mis alumnos, e intentando meter en la cabeza de aquellos adolescentes cómo se suman fracciones, cómo se multiplican matrices, cómo se derivan funciones… Las horas más fructíferas del día para el estudio se me iban en explicar una y otra vez algo que yo ya sabía perfectamente, en obligar a hacer y corregir una y otra vez, constantemente, ejercicios que para mí no tenían el menor interés, en lugar de aprender y estudiar lo que realmente estaba viendo en clase. Luego llegaba a casa a eso de las ocho, mentalmente desgastado, y después de cenar me ponía a estudiar, hasta que mi cabeza decía “basta”. Cuando llegaba la época de exámenes, mis alumnos, aterrorizados, y sus madres, preocupadas (tanto por el hecho de pensar que su hijo o hija iba a terminar suspendiendo, como por el de pensar que todo el dinero gastado no iba a terminar sirviendo para nada) me pedían dar más clases. Naturalmente, para alguien que tenía que pagar la matrícula de ese curso y preveer cómo pagar la del curso siguiente, esa oferta no se podía rechazar. Así que mientras mis compañeros estaban concentrados estudiando para los exámenes, yo tenía que repartir mi tiempo y mis energías entre estudiar para mis exámenes y en dar más clases a mis alumnos. Por supuesto, el mejor horario se lo llevaban ellos, y yo me tenía que conformar con las obras de mi tiempo y de mi capacidad de concentración. Así año tras año. Los resultados son fáciles de imaginar: ganaba lo suficiente como para pagar la matrícula de las asignaturas que no podía estudiar porque tenía que dar clases particulares.

No me cabe ni la menor duda de que lo que cuento le sonará a más de uno y de una.

Un día me cansé, y le dije a mi madre que al curso siguiente me iba a centrar en los estudios. Que no iba a dar más clases y que necesitaba su ayuda. Ella lo vio bien, e intenté romper el círculo vicioso en el que me hayaba. El problema fue que estaba exactamente en el punto de no retorno de la licenciatura: para comprender lo que estudiaba necesitaba de cientos de conceptos, teoremas, definiciones y resultados que había aprendido (mal) varios años atrás. Mientras que mis compañeros (los que iban más o menos bien) tenían esos resultados y conceptos algo más frescos, y repasarlos no les resultó una proeza, yo tenía que bucear entre apuntes de 4, 5 ó 6 años atrás y recordar qué era esto o aquello. Era como estudiar dos carreras a la vez. Así que aunque creo que hice lo único que podía hacer para poder terminar finalmente mi licenciatura, seguramente lo hice demasiado tarde.

En esos días no podía dejar de pensar en lo paradójico de la siguiente circunstancia: una vez leí que por encima de Medicina, Teleco o Arquitectura, las carreras consideradas más difíciles eran, a la par, Matemática y Física. Si estudias una carrera normal tienes que aprobar un 80% de los créditos matriculados (para el que no esté familiarizado con el lenguaje de los créditos, corresponden a 10 horas de clase; así, una asignatura de 9 créditos es una asignatura de 90 horas de clase, y es la medida que el Ministerio considera a la hora de medir el rendimiento de tu esfuerzo: de cuántos créditos te matriculas y cuántos de ellos apruebas; como digo, para obtener una beca, yo tenía que matricularme de al menos 54 créditos en un curso, aprobar al menos 43,2, o sea, 43,5 con el redondeo, volver a matricularme de 54 créditos y entonces es cuando me podían dar ya la beca). Si estudias una carrera técnica (una ingeniería o una arquitectura), basta con aprobar el 60% de los créditos. La razón: las carreras técnicas se consideran más difíciles por la enorme carga de Física y Matemática que contienen, y se asume que vas a tardar más en terminarla. Lo paradójico es que ni Física ni Matemática se consideran carreras técnicas…

Una vez tuve la oportunidad de charlar con un cargo de cierta importancia dentro del Ministerios de Educación y Ciencia. Cuando le planteé la paradoja me respondió que ojalá hubiera dinero para dar becas a todo el mundo, pero que como no lo había, se tenía que establecer un criterio para decidir cómo repartir el dinero. Huelga decir que la respuesta, como es normal entre los políticos, no respondía a mi pregunta. Pero ante mi inistencia me dijo que así se había considerado oportuno, y me recordó que él no estaba relacionado con ese área del Ministerio.

Así que con el tiempo tuve que volver a dar clases particulares, a andar y andar cada tarde, a repetir una y otra vez cómo se opera con fracciones, cómo se multiplican matrices, cómo se derivan funciones… De nuevo a dejar los restos de mi propio tiempo, las sobras de mi propia energía mental para mi formación. “Ojalá hubiera dinero para dar becas a todo el mundo”. Ojalá hubiera dinero para darme una beca a mí.

Podreis imginar el asco que me da hoy el sistema democrático occidental cuando me entero de que España se ha gastado 58 millones de euros (10.000 millones de pesetas) -entre 2005 y hoy- en unos misiles de alta tecnología. Lo dicho, asco.

Anuncios

4 Responses to “58 millones de euros”


  1. 14 junio 2009 en 10:43 pm

    Se conocen a algunos que se gastan todavía más en un p*to jugador de fútbol que se va a beverlly hills a liarse con paris hilton de vacaciones.
    Y luego dicen que por qué la sociedad se queja.

    • 2 wewe0
      15 junio 2009 en 9:30 am

      Ya, Laura, pero yo a un equipo de fútbol del que ni siquiera soy socio no puedo exigirle nada, ni puedo esperar que haga nada por mí. En cambio, a un gobierno elegido democráticamente, en cuyo programa electoral figuraba el conceder más becas y un mayor gasto social en general, en el que no figuraba un derroche tal en armamento y que además se posicionó claramente de manera antibelicista, creo que sí que tengo mucho derecho a exigirle explicaciones.

  2. 3 Rafa
    15 junio 2009 en 10:57 am

    Mal asunto, una vez que se entra en el círculo vicioso es complicado salir. Pero piensa que ya has terminado la carrera y que mucha otra gente ha tardado lo mismo que tú a fuerza de flojear. Tú tienes el consuelo de haberte esforzado y haber puesto toda la carne en el asador. Yo tampoco estoy de acuerdo con el gasto militar, pero mirar hacia atrás con rencor (ya lo decían los Gallagher) no sirve para nada. Ya he visto que has puesto un ojo en el futuro… sigue el camino de baldosas amarillas.

  3. 4 Mar
    16 junio 2009 en 4:57 pm

    Estoy totalmente de acuerdo con tu postura, y no entiendo justamente eso: ¿por qué un gobierno que en teoría se ha posicionado en contra de la ampliación del material armamentístico a favor de mejoras sociales (*tos sospechosa*) justamente hace lo contrario? Y lo mejor de todo, ¿para qué es todo este armamento?
    En fin… pan y circo en época de crisis, esta es la premisa, y a seguir tratando al pueblo como borregos (que al final es en lo que nos convertimos).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: