Archivo para 18 noviembre 2006

18
Nov
06

La pobreza en Cádiz

Esto proviene de un artículo de Roberto Núñez en el diario La Voz de
Cádiz. A mí me ha llegado através de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía.

"«Te puede
pasar a ti acabar en la pobreza. Es como la ruleta rusa que no distingue
de clases ni de edades. A cualquiera le puede pasar una mala racha y
acabar en la calle». Y es cierto, porque el embargo de una casa, la
pérdida de un trabajo o la muerte de un ser querido, entre otros
motivos, pueden desembocar tarde o temprano en tener que pasar la vida
en la calle. Pobre es la persona que carece de lo mínimo necesario para
vivir. Y no se trata sólo de la falta de bienes materiales básicos
-comida o ropa, entre otros- sino que también están la salud, la
educación, la cultura, la vivienda digna, el trabajo y el bienestar en
general, formando parte de la larga lista de los bienes de que carecen
estas personas. Pero hoy a esas bolsas de pobreza se han incorporado
nuevos colectivos como son los extranjeros, los jóvenes, las mujeres y
los hogares compuestos por una persona.

POBREZA
SEVERA
Liderazgo en Andalucía
Vivir con la soga al cuello
En
Andalucía viven 286.669 personas en situación de pobreza severa,
aquellos en los que sus ingresos no llegan a 120 euros al mes, según
Derechos Humanos, que en el caso de Cádiz hacen que la coloquen a la
cabeza de la lista, seguida de Sevilla y Málaga, con las mayores cotas
de exclusión social. 63.764 personas de la provincia viven en esta
situación de pobreza severa. El Campo de Gibraltar, Ceuta y las zonas
rurales y costeras es donde se registran las mayores cuotas de
pobreza.
Según Derechos Humanos, estos datos demuestran que en la
exclusión social en Cádiz tienen mucho que decir «el elevado índice de
paro» y «el empleo precario». Se suma a todo esto que el índice de
convergencia es menor en una economía sumergida que asciende al
38%.
No obstante, para la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza, el
30% de la población de Andalucía, unos 2,5 millones de personas, vive en
situación de pobreza al disponer de menos de 500 euros al mes, cuando en
la provincia alcanza el 30, 8% en un censo poblacional de 1.116.461
personas.
Así, más de 343.879 gaditanos subsisten con menos de 500
euros mientras que un total de 60.290 personas lo hacen con cerca de 250
euros al mes. Y es con ese dinero con el que deben hacer malabarismos
las familias de la provincia compuestas por tres miembros como media,
como el resto de los hogares españoles.

SIN
HOGAR
PROCEDENCIA GADITANA
A la cabeza, según la encuesta del
INE
En España hay más de ocho millones y medio de pobres; sin
embargo, la peor situación la sufren las 30.000 personas que carecen de
un hogar donde vivir y las 273.000 que residen en infraviviendas, según
el Instituto Nacional de Estadística. Pero de esos 30.000 sin hogar
solamente 10.929 son de procedencia española, donde Cádiz aporta su
pico.
Si no se tienen en cuenta Madrid y Barcelona, con mayores
poblaciones, Cádiz es la provincia española de donde más proceden las
personas sin hogar, con 840 personas cuando Madrid solamente la supera
en 158 sin hogar. A su vez, el estudio indica que los varones
representan el 82,7% frente al 17,3% de las mujeres sin hogar, lo que
muestra una notable masculinización de un fenómeno urbano. Esto
contrasta con la estructura por sexo de la población en general, 49,4%
de hombres por 50,6% de mujeres según el padrón de 2005.
Por edades,
la mayor parte de la población sin hogar, 42,8% del total, tiene entre
30 y 34 años, seguido del grupo de edad entre 18 y 29 años. Asimismo, la
edad media es de 37,9 años según el INE, que señala que el 59,4% de los
extranjeros sin hogar, 10.972, lleva menos de tres años en España.

PERFILES
EXCLUSIÓN SOCIAL
Joven, extranjero y
persona mayor sola
El retrato robot de la persona que puede caer en
la exclusión social ha cambiado en los últimos años. Si antes era el de
un varón, de 35-45 años, o las personas con problemas crónicos de salud
mental, ahora son inmigrantes, personas mayores solas y jóvenes.
El
joven, menor de 30 años, vive solo o con pareja. Suele llevar poco
tiempo en la calle, de uno a dos años, y suele presentar algún tipo de
adicción esporádica con una reciente ruptura del vínculo familiar. Sus
ingresos suelen ser actividades no reguladas laboralmente o las
prestaciones públicas. A él se suman los inmigrantes que están de paso,
un varón joven menor de 35 años. Vive donde puede -chabola, calle,
albergue- y subsiste de la economía sumergida, hasta su regularización.

Se unen a estos dos tipos las personas mayores solas, con
dificultades económicas al tener una baja pensión siendo altamente
dependientes. Y es que la pérdida de un cónyuge en España supone un
descenso del 22% de los ingresos para los hombres y del 44% para las
mujeres, lo que coloca a las viudas españolas, como a las gaditanas,
entre las más pobres de Europa.
Más de 40.000 viudas de la provincia
viven con menos de 500 euros de pensión teniendo que hacer frente al
alquiler, la luz, el agua o la comida, entre otros, un coste demasiado
alto para llegar a fin de mes; sin embargo, prefieren hoy por hoy pasar
apuros que pedir ayuda económica a los hijos, acabando en muchos casos
en comedores sociales.
Así, una ruptura de un vector del triángulo de
la integración de la persona sola y del joven con un empleo precario
puede desencadenar la exclusión social. Si a uno se le rompe el vector
económico -vivienda o trabajo- se le quedan cojos el vector de las
relaciones personales y el del sentido vital, que hace referencia al
mundo interior: expectativas, confianza, identidad o autoestima; será
presa fácil de la exclusión. Y es algo sencillo porque «una simple
subida de la hipoteca puede ahogar perfectamente a una familia», señala
el responsable de Cáritas Española, Sergio Barciela.

HOGARES
Evolución en 10 años
Se disparan los que
superan los 85 años
Un estudio del INE de 2003 señala que el número
de hogares unipersonales de mayores de 65 años y, más aún en términos
relativos, de 85 años, presenta una clara tendencia a seguir aumentando.
Los mayores de 65 años se han incrementado un 26,6% y los de 85 años, un
44,6%. De los 6,8 millones de personas de 65 años o más, casi 1.360.000
viven solas, con una relación de tres a uno a favor de las mujeres. Y en
Cádiz, de los 43.902 mayores de 65 años de este año se pasará a 50.860
en 2011 y, de 13.453 a 17.886, en los de 85 años."

Conclusión: creo que esto confirma eso que llevo años diciendo: el turismo, lejos de ser la tabla de salvación -como algunos políticos llevan 20 años diciendo- para Cádiz, es un engañabobos que enriquece a unos pocos (la mayor parte son además de fuera) y lleva a la miseria a muchos. El dinero, lejos de quedarse en la ciudad, se va de ella en forma de precios de pisos cada vez más elevados (por ser zona turística), pisos que están en manos de personas que ni son de aquí ni viven aquí. Consecuentemente ese dinero que ganan con los pisos no se gasta aquí, sino fuera. Lo único que queda aquí son unos pocos puestos de camarero, sin contrato las más de las veces, y por sueldos miserables.

Saludos.