Archivos para 8 marzo 2009

08
Mar
09

8 de marzo

Qué lástima que en el muno haya tanto acomplejado que considere que la mujer debe ser menos.

Hoy, 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, quiero dedicar mis humildes palabras a todas las mujeres.

No entiendo cómo aun hoy en día el simple hecho de portar un cierto cromosoma, el cromosoma más bello y tierno del mundo, se usa como excusa de discriminación. Pobres acomplejados, temerosos del enorme poder del género femenino, aquellos que las someten, que las subestiman, que les cierran las puertas o que las humillan. Pobres estúpidos, temerosos del poder de la mujer, de su inteligencia, de su fuerza, que implícitamente reconocen su inferioridad al ponerles obstáculos a su desarrollo, al recompensarles de menos, al alzar la mano en su contra.

Me siento muy orgulloso de ser un hombre sin complejos, un hombre que ve a una mujer como a un ser mucho más bello que yo, un hombre que no duda en reconocer la valía de cada mujer, su inteligencia, su dulzura, su humanidad. Me siento muy afortunado de tener cinco maravillosas hermanas  que tanto me han enseñado y me siguen enseñando cada día. Me siento muy orgulloso de ser hijo de una mujer tan íntegra, tan luchadora y tan llena de cariño. Me siento muy halagado de tener como amigas a cada una de mis amigas, por permitirme precisamente eso, disfrutar de su amistad. Me siento muy especialmente en deuda con cada una de las mujeres que me han amado, por haberme elegido y haberme hecho ser lo que soy.

Hoy no puedo menos que mostrar públicamente y sin pudor mi admiración por vosotras, mujeres, por salir adelante cada día, aun en las condiciones en las que lo haceis, por luchar cada día por alcanzar la igualdad que tan injusta y vilmente algún estúpido algún día os robó, y por enseñarnos a los hombres esa fantástica magia que es el amor.

Gracias a todas.