Archivo para 16 mayo 2009

16
May
09

18 hombres.

Es curioso cómo una misma acción o circunstancia es percibida de manera distinta según sean sus resultados. Alguien que hace algo arriesgado es valiente o insensato según salga o no con éxito de su acción. Escuchamos con frecuencia cómo se alaba a alguien por su intrepidez, por su valor o por su determinación, mientras que también con frecuencia escuchamos voces que cuando menos nos piden prudencia y reflexión cuando decidimos hacer algo que los demás consideran arriesgado, eso si no se nos tacha directamente de locos, idiotas, etcétera.

El 20 de agosto de 1519, cinco naves se internaban en aguas de Atlántico por la desembocadura del Guadalquivir. A bordo se encontraban 265 hombres. El 6  de septiembre de 1522 sólo una de esas naves (curiosamente se llamaba Victoria) con 18 hombres a bordo conseguían enfilar el puerto de San Lucar de Barrameda, circundando por primera vez el globo terraqueo.

La diferencia entre ser uno de los 18 o no, suerte aparte, creo que es la diferencia entre saber asumir una situación nueva, adaptarse a ella, y luchar por mejorarla. En el fondo, creo que eso es la adaptción natural. Estos campeones de la supervivencia tuvieron seguramente que pasarlo realmente mal. Realmente mal. No me cabe ni la menor duda de que tuvieron que dear a un lado sus principios en muchas ocasiones para seguir vivos.

A veces la vida se vuelve, sin razón aparente, gris, tediosa, fea, aburrida. Es como si alguien le hubiera prendido fuego y ya sólo quedaran las cenizas de lo que antes fue algo maravilloso. A veces, como ayer, me siento así.

Pero de la noche a la mañana -literalmente-, aunque las circunstancias no hayan variado en nada, la actitud sí. Me sorprendo a mí mismo con mi renovada actitud, algo impensable hace pocos años -el propio blog es testigo de ello. Las cosas han cambiado desde entonces. He aprendido muchas cosas. Ahora tengo las ideas claras, y las cosas, aunque puedan desordenarse puntualmente dentro de mi cabeza, pronto se recolocan solas. “Todo podría ir a peor”, dice Alaska en Miro la vida pasar, la canción de Fangoria. En efecto. Todo podría empeorar, y si bien es cierto que no siempre depende de uno el que las cosas no empeoren, también es cierto que quien no intenta que las cosas no empeoren, sólo puede ir a peor.

Hace muy pocos meses Pedro Solbes hizo unas polémicas declaraciones que a muchos sentaron mal. Vino a decir que los tiempos de crisis sirven para depurar y eliminar lo innecesario (no recuerdo ni encuentro las palabras exactas). Al margen de la polémica, la idea, en lo que a crisis personales se refiere, es completamente compartida por un servidor. Crisis significa <<cambio>> (en griego); las situaciones extremas nos fuerzan a cambiar o perecer. Es la ley de la selección natural. Sólo el mejor adaptado puede sobrevivir. Y el mejor adaptado significa exactamente eso, el que mejor se adapta.

Desde hace tiempo, cuando tengo días como los de ayer, me da por pensar en los 18 hombre de la nao Victoria, los que lograron llegar a San Lucar de Barrameda. Entonces me doy cuenta de lo que realmente importa, y aunque no pueda evitar sentirme como me tenga que sentir, tampoco permito que un sentimiento controle la situación. Me guta pensar que yo hubiera podido ser uno de los 18 que llegó. Tengo esa manía: no me gusta ser comida para buitres.

A seguir batallando.

Anuncios
15
May
09

1

Tic.

Tac.

Tic.

Tac.

Un nuevo segundo. Y otro. Y otro… El tiempo se arrastra perezosamente, dejando un rastro húmedo y tibio, como una babosa. Llueve dentro de mi cabeza. Hoy no es día para sobrevivir.

Un piano. Satié. Gnossienne número 1. Y el tiempo sigue arrastrándose perezoso.

A veces no queda más remedio que esperar a que termine la tormenta, a que salga el sol. Esperar, aguantar: la virtud del camello.

Pero no deja de ser cruel encerrar un espíritu indómito entre cuatro paredes y obligarle a esperar, aunque sea por su propio bien. Muchacha de grandes ojos verdes: corre, aléjate de mí. No quiero tener que pensar en tí cuando llegue el alba.

Mientras, en algún lugar, la vida sigue su camino, dejándome de lado por el momento.

Tic.

Tac.

Tic.

Tac.

P.D.: Regresaré. Al gún día regresaré.

06
May
09

Me vendo

Precio a negociar.