Archivo para 30 septiembre 2011

30
Sep
11

Cómo escribir una Bewerbung (1): el contenido de la carta de presentación (Anschreiben)

Ahora que se ha desatado en España la fiebre de emigrar buscando el sueño alemán, muchos de los candidatos se topan con una dificultad imprevista y desconocida. Cuando escriben a una empresa un correo electrónico (probablemente con un curriculum adjunto) reciben una desconcertante respuesta: “escríbanos una solicitud” (“schreiben Sie bitte eine Bewerbung”). “¿Qué se supone que es entonces lo que acabo de mandarles?”, puede pensar uno.

Hay quien piensa que una solicitud (Bewerbung) es tal vez un impreso o un formulario. No es así. Los alemanes son tan formales que incluso a la hora de pedir trabajo se rigen por ciertas normas. Y saltarse esas normas (que a nosotros pueden parecernos completamente arbitrarias) suele tener como resultado que nuestra solicitud sea ignorada.

En España suele bastar con enviar un curriculum y, si acaso, hablar antes por teléfono con alguien. Ése es el paso previo a la entrevista de trabajo, que a veces ni siquiera es necesaria. En Alemania los cauces son muy distintos. En primer lugar hay que enviar una solicitud, que suele estar compuesta por una carta de presentación (el Anschreiben o Bewerbungsanschreiben), un curriculum (el Lebenslauf) y copias de todos los documentos importantes (Anlage). La solicitud es la criba por la que, si se pasa, se es seleccionado para realizar una entrevista de trabajo (Vorstellungsgespräch).

En la práctica, lo que más esfuerzo requiere es la carta de presentación. Es por ello por lo que, informalmente, cuando nos referimos a escribir una Bewerbung, normalmente entendemos que estamos redactando la carta de presentación (Anschreiben). Estamos dando por sentado que ya hemos redactado el curriculum (Lebenslauf) y tenemos recopilados los documentos (Anlage).

Al contrario de lo que a muchos les gustaría (a mí incluido), no vale con escribir una carta de presentación (Anscreiben a partir de ahora) y mandarla con cualquier solicitud (Bewerbung, a partir de ahora). Ése es el primer error. Un Anschreiben ha de estar personalizado para el puesto de trabajo ofertado en la empresa que realiza la oferta. Es decir, debe estar específicamente escrito para satisfacer las necesidades que la empresa ha enumerado al redactar el anuncio de la oferta de trabajo. Por eso, aunque alguna vez un Anschreiben pueda reciclarse para otro Bewerbung, por lo general deberemos reescribir por completo el Anscreiben para cada Bewerbung que enviemos.

Entremos primero en el contenido. Existen diversos portales de internet en los que se dan consejos sobre cómo escribir un buen Anschreiben (Stepstone, Staufenbiel, Monster, etc.). El problema para muchos es que son páginas en alemán, y si existen las correspondientes páginas filiales en español, están enfocadas a las costumbres españolas o latinoamericanas, y no a las alemanas. En definitiva, que si no sabes alemán, no encuentras demasiada información en internet. (También puede uno preguntarse si uno puede trabajar en Alemania sin saber alemán. Sorprendería conocer la cantidad de ingenieros y científicos que sólo saben lo básico de alemán, pues trabajan en inglés. Eso sin embargo no resta importancia a escribir la Bewerbung según las costumbres alemanas, aun cuando el idioma en el que la escribas sea el inglés.) Yo he recopilado aquí en castellano los puntos esenciales del contenido de esas páginas. Comprenderemos enseguida que todo gira alrededor de muy pocas ideas básicas.

La primera idea es una comparación: si una Bewerbung (solicitud) es una caña de pescar (de pescar un trabajo), el Anscreiben (carta de presentación) es el anzuelo con la carnada. Debe resultar desde el primer momento atractiva.

Imagina que eres jefe de personal de recursos humanos de una multinacional. Recibes decenas de solicitudes diariamente, y tienes que seleccionar a la persona adecuada. ¿De verdad crees que tener un curriculum excelente te vale de algo si tu solicitud va a ser leída en 30 segundos? Ya he dicho que la Bewerbung (solicitud) es el filtro que decide si alguien es o no llamado para una entrevista de trabajo. Pues bien, el Anschreiben (carta de presentación) es el filtro para decidir si se sigue leyendo o no tu Bewerbung (solicitud).

He acudido a un curso sobre cómo escribir una Bewerbung, he leído decenas de páginas sobre cómo hacerlo, he pasado días enteros leyendo una y otra vez las mismas ideas expresadas de forma distinta en decenas de sitios web. En todos y cada uno de esos escenarios había una idea que se repetía constantemente y que se remarca como la cuestión fundamental de la escritura de una buena Bewerbung: el evaluador de tu solicitud le dará o no una oportunidad a tu Bewerbung si y sólo si consigues engancharlo con el Anschreiben (carta de presentación). Y por desgracia tienes sólo unos segundos de lectura casual para conseguirlo.

Así que si tu Anschreiben es del montón, por muy excelentes que sean tus notas en el MIT, el jefe de personal jamás llegará a saberlo, porque ni siquiera le echará un vistazo a tu curriculum. Pero ojo: no estoy insinuando que seas un showman, que tu Anschreiben tenga el aspecto de un parque de atracciones o que te comportes como un antisocial escribiendo sólo una lista de tus logros (para eso ya está el curriculum). Se trata de que le facilites el trabajo a alguien que es quien decide si tú vas a tener o no trabajo allí, y que tiene una pila de Berwerbungen que leer encima de su mesa.

Así que la primera clave del Anschreiben es escribir una introducción atractiva, individualizada, sugerente y original. Pero no una payasada. Busca el efecto, el impacto, pero ten presente que esto no es arte, no es provocación. Debes convencer desde las primeras lineas. La carta de presentación es tu plataforma, tu escaparate, tus 30 segundos de gloria, de atención, así que lo mejor es que sean el escaparate de lo que realmente eres. Intenta mostrarte como realmente eres, sé sincero. Los evaluadores están hartos de formulaciones estandarizadas e impersonales. Piensa que no sólo buscan unas cualidades objetivas. También evalúan tu personalidad, tus características, si encajarás en la idea que tienen del equipo que ya tienen…

Personaliza tu Anschreiben. En las dos direcciones: tanto en el sentido de que tu Anschreiben demuestre cómo eres, como en el sentido de que esa carta esté personalizada para que sea leída por una persona en concreto, con unos gustos concretos, unas necesidades concretas y un carácter en concreto. En la medida de lo posible, busca información en internet sobre la persona a la que debes enviar tu Bewerbung. Con las redes sociales esto es algo que ya no resulta ímprovo. Puedes aprender mucho sobre esa persona en unos minutos: hobbies, idiomas, religión, estado civil, edad, carrera… Intenta ponerte en el papel de esa persona e imaginar qué es lo que le podría enganchar. Qué parte de ti podría gustarle más a la persona que vas a tener enfrente, a esa persona en concreto.

El Anschreiben cumple también una función peculiar: demuestra cómo eres. Tus cualidades objetivas (habilidades, conocimientos, experiencia, etc) ya vienen especificadas en el curriculum. Por supuesto que es importante resaltar dentro del Anschreiben aquellos conocimientos que vienen exigidos en el anuncio de la oferta de trabajo (enseguida entraremos en ello). Pero algo que debe transmitir tu Anschreiben es cómo eres. Qué tipo de persona eres. Cuando en un anuncio de trabajo piden una “persona comunicativa, con don de gentes”, no cuela que en el Anschreiben digas: “soy comunicativo y tengo don de gentes”. Tienes que demostrarlo. En particular, tu Anschreiben, tu carta de presentación debe demostrarlo. Redacta tu carta entonces siguiendo esas indicaciones. Si se pide a alguien que tenga capacidad de entusiasmarse por el trabajo, haz que tu carta rebose entusiasmo. Si se pide a alguien flexible y capaz de adaptarse a cualquier entorno, haz que tu carta proclame a los cuatro vientos que eres perfectamente capaz de adaptarte a cualquier entorno. Haz que eso se subcomunique, que se desprenda de la forma en que la carta está escrita. Si lo crees conveniente, justifícalo con menciones a tu experiencia personal (“mi capacidad de liderazgo está ampliamente desarrollada tras seis años de delegado de clase”, “mi capacidad de trabajo en equipo quedó forjada durante mis años jugando en el equipo de balonmano de XXXX”).

Véndete. Aprende a venderte. Tienes que transmitir una idea central: tú. Se trata de conseguir que alguien quiera conocerte, que destaques positivamente del resto. Pero ¿cómo?

Pues sencillamente demostrando que eres la persona adecuada para el puesto. Y digo DEMOSTRANDO. No seas arrogante, ni pedante. Tampoco seas rudo. Los alemanes suelen tener una forma de expresarse muy distinta a la de los españoles. Se suelen sentir incómodos ante el lenguaje demasiado directo. Usan la sutileza. Pero no dejes de venderte. No dejes de demostrar que eres la persona ideal para el puesto que se ofrece.

Para ello tendrás, por supuesto, que leer cuidadosamente el anuncio de la oferta de trabajo. Ahí está la clave de todo. El anuncio dice exactamente qué es lo que están buscando. Cíñete exactamente a ello. Sigue al pié de la letra y en el orden en el que están escritos en el anuncio los requisitos del perfil, y ve preparando paralelamente la carta, demostrando que cumples con cada uno de ellos (repito, en el orden en el que vienen escritos). Usa ejemplos apropiados de tu vida profesional o incluso personal, cita cursos, títulos, puestos… Pero no repitas lo que ya va a encontrar en el curriculum. Limítate a satisfacer únicamente las exigencias del anuncio.

Evita todo lo superfluo, pero añade todo aquello que pueda resultar un valor añadido. Por ejemplo, al ser castellanoparlante, puedes servir como interlocutor ante clientes en España o Latinoamérica. Si además de dominar el idioma conoces la cultura (por amigos, pareja, etc), pues más puntos a tu favor. O si tienes alguna otra titulación, como ingeniería y empresariales… Para este tipo de valores añadidos estaría bien que investigases antes un poco a qué se dedica la empresa, qué tipo de negocios o investigaciones está desarrollando en estos momentos, qué planes de expansión pretende emprender…

Presenta tus puntos fuertes ya desde el principio, desde las primeras lineas. Dentro de los requisitos de la oferta de trabajo, habrá algunos más importantes que otros. Por eso es esencial el orden en que vienen presentados: los primeros son los más importantes. Por lo general, además, el primero sirve para descartar. Si piden médicos y tú eres enfermero, ya no hay nada más que decir. Pero es a partir del segundo donde la cosa empieza realmente a llevar el juego. Tal vez pidan un médico con especialización en (por decir algo) pediatría y experiencia con niños discapacitados. Las principales –y las que por lo tanto debes destacar en primer lugar desde las primeras lineas– son las primeras. Las condiciones que vengan luego serán más o menos deseables, y quien más se amolde a ellas tendrá mayores expectativas de conseguir el trabajo, pero puede que no sean completamente necesarias. En cualquier caso, a igualdad de destrezas entre candidatos, tanto estas cualidades como los otros valores añadidos son las que van a marcar la diferencia y las que pueden decantar la balanza.

Ten en cuenta además lo dicho sobre otro tipo de cualidades más subjetivas. A partir de cierto momento aparecerán unas ciertas condiciones que son eso, más subjetivas. Mi opinión es que ese tipo de cualidades debe desprenderse de la forma en que la carta esté escrita, sin perjuicio de que se mencionen explícitamente. Lo que no se debe hacer es tan sólo mencionarlas de pasada (“tengo capacidad de liderazgo. Punto.”)

Otro punto importante es establecer una “conexión emocional” con la empresa. Concretar que tienes una motivación especial por trabajar allí. Se deben evitar las frases prefabricadas (“me encantaría poder trabajar en la empresa número uno en su campo”). Eso puede escribirlo cualquiera. Aquí de nuevo vale la misma regla ya mencionada: personalizar y ser uno mismo. Hay que plasmar una relación interesante, por ejemplo, algo que ellos hagan o quieran hacer, y que a ti te interesa en particular. Algo del tipo: “Desde que era pequeño he sentido una gran curiosidad por conocer los métodos de producción del papel. Durante mis estudios, esa curiosidad se transformó en verdadera atracción, y mi meta desde entonces es trabajar en un laboratorio de reciclaje de celulosa. No se me ocurre mejor empresa para cumplir mis sueños que la suya.”

Para cerrar el tema del contenido del Anschreiben, establecemos un decálogo de puntos a tener en cuenta. Algunos ya han sido tratados antes, otros son nuevos, e incluso alguna de las ideas lanzadas anteriormente no se encuentran aquí. Pero creo que entre el decálogo y el espíritu de todo lo dicho, quedará claro cómo escribir un buen Bewerbungsanschreiben (al menos, de momento, en cuanto a su contenido):

1. Dirigirse a alguien en concreto. Nombrar a la persona que va a leer la carta. No olvidar la formalidad alemana (de eso hablaremos en el post dedicado a las formas en el Anschreiben).

2. Realizar referencias a la empresa, para que quede claro que es una carta individualizada para esa empresa y ese puesto.

3. Presentar al comienzo los puntos fuertes.

4. Dejar claro cómo contribuir a la consecución de los objetivos de la empresa, y también las funciones que se han de desempeñar.

5. Tomar los requisitos esenciales de la referencia del trabajo (oferta de empleo). Remarcar la coincidencia punto por punto con los principales requisitos.

6. Remarcar también la coincidencia con el tipo de perfil buscado, demostrando las habilidades y características requeridas en la oferta de empleo.

7. Concentrarse en lo esencial y omitir lo superfluo. Evitar declaraciones inconcretas.

8. Establecer un vínculo especial con la empresa, una motivación personal por la que se desearía trabajar precisamente con ellos.

9. Si se exige, indicar las expectativas salariales.

10. Cerrar con una propuesta de entrevista y una de fecha de inicio.

Entradas relacionadas: Cómo escribir una Bewerbung (2): la disposición del contenido en la carta de presentación (Anscreiben).

Anuncios