Archivos para 23 junio 2007

23
Jun
07

¡NO TE COMPRES UN PISO AHORA!

Al menos si no quieres darte chocazos contra las paredes dentro de un año o dos (o tal vez alguno más) cuando veas cómo ha bajado el precio de los pisos y sin embargo tu hipoteca es más cara.

Llevo meses diciéndolo, y la gente se reía de mí. "Los precios de los pisos van a bajar". Mis amigos, aquellos enfermados por la fiebre "me compro un piso ahora porque si no luego no voy a poder" me decían que no, que era imposible, que el precio de los pisos iba a seguir subiendo, y que o compras ahora o no vas a tener años por delante para terminar de pagar la hipoteca, que era una estupidez esperar para terminar pagando más por lo mismo (o por un piso aun más pequeño), etc, etc.

Con los datos en la mano, ¿quién tiene ahora la razón? El Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, la OCDE… ¡incluso el propio Banco de España! llevan años advirtiendo que esto iba a pasar. La burbuja inmobiliaria ha pinchado.

Yo llevo meses viendolo. Me pareció curioso ver el año pasado por estas fechas un anuncio de "se vende piso" en una farola. No parecía lógico, ¿verdad? Si las cosas iban tan bien en el mercado inmobiliario, ¿cómo alguien tenía que recurrir a poner anuncios de papel en las farolas para vender un piso? Eso fue lo que me alertó. Y me fuy percatando de algo desde entonces. Muy lentamente, cosas parecidas empezaban a suceder: anuncios de "se vende piso" en farolas, oficinas inmobiliarias que cerraban, carteles de "se vende" en las ventanas de un mismo piso durante meses y meses… Repito, MUY LENTAMENTE algo estaba empezando a pasar.

Hace unos meses, el primer dato: los precios de los pisos suben al mismo ritmo ya que hace 5 años. Es decir, se ha frenado la loca carrera por poner precios cada vez más altos. Los precios empiezan a subir tanto como subían hace 5 años. Pero eso no es más que otra tendencia a la baja. ¿Por qué ha de pararse ahí?

El mes pasado, o tal vez hace dos meses, las cosas se precipitaron. Un día, una de las más importantes empresas inmobiliarias cae en picado en la bolsa. Al día siguiente le siguen otras inmobiliarias. No son fluctuaciones normales, sino caída libre. Empiezan a salir gente dando explicaciones: "que si correcciones normales en el mercado", "que si es lógico que la bolsa castigue a unos valores que llevan meses y meses en subidas continuas"… Y sobretodo el que es sin duda el más alarmante de los mensajes: "mantengan la calma, esto no significa que los precios vayan a bajar".

La gota que colmó el vaso cayó hace unos días: con apenas unas horas de diferencia, el BBVA y el Banco Santander vendieron todas (TODAS, absolutamente todas, con excepción de sus respectivas oficinas centrales, por motivos históricos) sus posesiones inmobiliarias. "Esto no quiere decir que los precios vayan a bajar. Es sólo una operación financiera para obtener recursos líquidos con los que realizar la compra del Abbey Bank", advertían desde el Santander. Claro, claro, y yo soy gilipoyas y me lo creo. ¡¡Como si los dos más grandes bancos de España no tuvieran otra manera de conseguir ese dinero…!! O sea, que los que más saben sobre esto deciden, no solo dejar de comprar, sino incluso vender, y no debemos pensar que es que los precios van a bajar… ¡Casi me pillas, Botín, casi me pillas!

¿Qué ha pasado aquí? Muy sencillo: resulta que durante el ejercicio del 2006, aunque no bajaron los precios de los pisos, lo que se frenó fue la compra de pisos. Según el Colegio de Tasadores Inmobiliarios de Madrid, la compra de pisos ha caído un 11% durante el 2006. Aunque la gente no se lo crea (y yo diría que es precísamente por eso por lo que tan altos están los precios de los pisos, porque la gente no se lo cree), el mercado inmobiliario funciona exactamente igual que cualquier otro mercado: por la ley de la oferta y la demanda. Si no hay demanda (si la gente no compra pisos), la oferta se resiente, y a la larga los precios bajan. "¿Cómo van a bajar los pisos?", me decían en febrero. Pues porque no se compran. Y entre tener un producto al que no le doy salida o venderlo por un precio inferior y ganar algo menos de lo que se tenía pensado, la gente opta por lo segundo. Así comienza la bajada. Es así de sencillo. Claro, que nos son las grandes inmobiliarias las que van a dar ese paso, sino los pequeños propietarios, esa gente con cierto dinero pero que no es rica, y que compraron un segundo piso como inversión, para sacar dinero. Cuando se ven con 2 hipotecas (y los tipos de interés subiendo) y que el piso no termina de venderse, deciden bajar el precio (no es casualidad que sea en la costa mediterranea española donde ha comenzado ya la bajada: es donde más pisos de verano existen, donde más gente particular compró para invertir). Mucha gente en la misma situación y haciendo lo mismo hace que el mercado lo note: comienza la bajada, muy suave al principio. Y es entonces cuando las inmobiliarias reaccionan: "hay que bajar los pisos o nos los vamos a tener que comer…".

¿Alguien de verdad se cree que el BBVA y el Banco Santander van a vender así como así sus oficinas para luego alquilar los locales a los nuevos dueños? Es evidente que no. La jugada es redonda: ellos saben que estamos en el momento de máximo de precios (el Euribor a un 4.51%, y los tipos de interés van a subir aun cerca de un punto). Si venden ahora, obtienen una cantidad de dinero. Si venden mañana, ya ganan un poco menos. Si esperan más, cada día que pase ganarán menos por la misma venta. Asi que ahora era el momento de vender. Esperan unos meses, o unos años, da igual, y cuando el mercado haya bajado, cuando los precios estén a la mitad, vuelven a comprar las oficinas. Al final les han sacado la mitad de su valor actual de beneficios. Tan ingenioso como sencillo.

Y mientras, a tí, al pobre peatón que está a punto de firmar su hipoteca te dicen que esto no tiene nada que ver con lo que está ocurriendo con el mercado inmobiliario, que no te distraigas con tonterías y que firmes ya, porque los precios no van a bajar, si acaso se estancarán. Porque al fin y al cabo, aquí los que más salen ganando son ellos: los bancos. Ellos prestan el dinero a las constructoras y promotoras, ellos ponen el dinero de tu hipoteca, ellos son las que dan crédito a las inmobiliarias para gestionar el pastel… Tampoco les conviene que ahora te asustes (o te des cuénta de qué va el tema) y no compres…

¿Por qué justo ahora, y no una de tantísimas veces que hemos escuchado antes eso de "los precios no pueden seguir subiendo"? Pues porque ya hay hipotecas a 40 años, ya no se puede estirar mucho más, sobretodo teniendo en cuenta la precariedad laboral y lo mal pagado de los sueldos de la inmensa mayoría de la juventud en España. Y sobretodo porque el presidente del Banco Central Europeo, el que decide cómo de cara es la vida, es partidario de aumentar hasta en un punto más los tipos de interés, lo que quiere decir que una misma hipoteca se puede elevar aun incluso 200€… Y eso con los sueldos de ahora, ya no lo pude pagar casi nadie. O sea, que los pisos no se van a vender.

Repito, llevo meses diciéndolo. Tal vez ahora la gente empiece a creerme. LOS PRECIOS DE LOS PISOS VAN A BAJAR. Sí, aquí, en España. Puede que no inmediatamente, puede que no dentro de 3 meses, pero en cuestión de un años, dos, tres… van a bajar seguro. Lo digo yo, pero también lo dice el Deutshe Bank, el Financial Times, y varios otros organismos, bancos, consultoras, financieras y periódicos economicos de todo el mundo. Lo que ha pocurrido en España no es nuevo, ya ocurrió en Estados Unidos, en el Reino Unido, en Japón, y está empezando a ocurrir en Polonia, en Rumanía y en la República Checa. Eso, como ya ocurrió en Japón, Estados Unidos, y el Reino Unido, no es para siempre, y al final los precios bajan. ¿Quién va a tener razón, los mayores analistas económicos del mundo, los profecionales de esto, los que mueven millones día a día y siempre se forran, o tú, tu madre y tus amigotes? ¡Reconoce de una vcez que estabas equivocado, y al menos no cometas la estupidez de hipotecar tu vida ahora! ¡No te compres un piso ahora, porque si no dentro de 3 años estarás llorando porque podías haber esperado y comprarte el mismo piso por menos dinero, pagando menos por tu hipoteca y durante menos años!

¡NO COMPRES!

21
Jun
07

La Tortuga y Aquiles

<<Por fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta. En la rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le piso todo el tiempo los talones. En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.>>

Cuentos, fábulas y Lo demás es silencio, Augusto Monterroso.
02
Jun
07

¿Existencialismo?

<<–Mirá –dijo Etienne, que se sentía maravillosamente bien aunque en las tripas le anduvieran las noticias de Oliveira como cangrejos, y nada de eso fuera contradictorio–. Mirá, argentino de mis pelotas, el Oriente no es tan otra cosa como pretenden los orientalistas. Apenas te metés un poco en serio en sus textos empezás a sentir lo de siempre, la inexplicable tentación del suicidio de la inteligencia por vía de la inteligencia misma. El alacrán clavándose el aguijón, harto de ser un alacrán pero necesitado de alacranidad para acabar con el alacrán. En Madrás o en Heidelberg, el fondo de la cuestión es el mismo: hay una especie de equivocación inefable al principio de los principios, de donde resulta este fenómeno que les está hablando en este momento y ustedes que lo están escuchando. Toda tentativa de explicarlo fracasa por una razón que cualquiera comprende, y es que para definir y entender habría que estar fuera de lo definido y lo entendible. Ergo, Madrás y Heidelberg se consuelan fabricando posiciones, algunas con base discursiva, otras con base intuitiva, aunque entre discurso e intuición las diferencias estén lejos de ser claras como sabe cualquier bachiller. Y así ocurre que el hombre solamente parece seguro en aquellos terrenos que no lo tocan a fondo: cuando juega, cuando conquista, cuando arma sus diversos caparazones históricos a base de ethos, cuando delega el misterio central a cura de cualquier revelación. Y por encima y por debajo, la curiosa noción de que la herramienta principal, el logos que nos arranca vertiginosamente a la escala zoológica es una estafa perfecta. Y el corolario inevitable, el refugio en lo infuso y el balbuceo, la noche oscura del alma, las entrevisiones estéticas y metafísicas. Madrás y Heidelberg son diferentes dosajes de la misma receta, a veces prima el Yin y a veces el Yang, pero en las dos puntas del sube y baja hay dos homo sapiens igualmente inexplicados, dando grandes patadas en el suelo para remontarse el uno a expensas del otro.>>
 
Rayuela, de Julio Cortazar.