Archive Page 2

15
Abr
12

Los vídeos cortos imprescindibles para comprender la crisis

Recomiendo ver cada uno varias veces y dándole varias veces al botón de pause hasta comprender bien lo que dicen en cada frase.

Cómo funciona el sistema financiero, explicado de forma sencilla:

https://www.youtube-nocookie.com/embed/C2xkX5Ecp7A

El origen de la crisis actual:

El caso español:

https://www.youtube-nocookie.com/embed/N7P2ExRF3GQ

https://www.youtube-nocookie.com/embed/TfRSfF296js

Anuncios
20
Feb
12

¡A por ellos!

La policía pegando palizas a niños que sólo piden no pasar frío en clase:

Un votante del PP arrepentido y desesperado:

Una reforma del mercado laboral que, según el propio ministro, no va a crear empleo.

Según los convocantes, 450.000 manifestantes. Según la policía, 50.000.

Según los convocantes, 450.000 manifestantes. Según la policía, 50.000.

Una situación económica que, según el propio presidente del Gobierno, aun va a ir a peor. Cientos de miles de personas manifestándose contra las medidas esclavistas. Políticos corruptos absueltos, un juez inhabilitado tras una farsa de juicio por investigar la corrupción y los crímenes del franquismo, por una corte de corte franquista. Y un infante consorte que se forra con dinero público.

La ideología del PP, según El Roto.

Pensamiento único.

Pensamiento único.

Como dije hace hoy tres meses: el retorno de los brujos.

06
Feb
12

Aprendiendo a hablar.

Hacía ya tiempo que estaba rumiando escribir este artículo. No quiero que se lea como si estuviera dando lecciones a nadie, porque si uno lee mi propio blog comprenderá que yo mismo tengo que aplicarme mucho de lo que voy a decir. Pero lo cortés no quita lo valiente, y me parece importante que alguien diga esto de una vez.

Dos acontecimientos recientes han precipitado que esta reflexión llegue definitivamente a cobrar forma escrita. Por un lado, un percance tonto con un usuario de un foro. Por otro lado, la reflexión que Miquel López Iturriaga ha realizado en su blog El comidista (uno de los pocos blogs que tengo el placer de seguir) sobre el linchamiento público al que Ivan Thays está siendo sometido por este artículo.

Una de las peores herencias que los españoles les legamos a Latinoamérica es nuestra completa falta de tacto a la hora de decir las cosas a la cara. Se puede (y se debe) ser completamente sincero, pero también se puede (y se debe) hacer un esfuerzo por escoger las formas y las palabras para transmitir ese mensaje. A este caso le vienen perfectamente las palabras de McLuhan: “el mensaje es el medio”. Para empezar, como dice Harry el Sucio en una de sus películas, “las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene uno”. Así que lo primero que deberíamos hacer es aprender a aceptar las opiniones ajenas como lo que son: opiniones y ajenas. No hace falta dejar de hablarse con alguien porque la otra persona no opine como tú en lo que sea.

Pero creo que además deberíamos hacer un gran esfuerzo por aprender a decir las cosas. En otras culturas, como la alemana, cuando hay que hacer una crítica a alguien, el crítico suele adoptar un perfil extremadamente diplomático y pedagógico. Se empieza no por soltar lo malo, sino por ensalzar lo positivo, y luego, con mucha tranquilidad y mucho tacto, se indica aquello con lo que se discrepa, razonando mucho en por qué se discrepa de ello, y ofreciendo una alternativa no como una imposición, sino como una mejora. Todo ello envuelto, como es natural, en un ambiente de escucha y de comprensión mutuas.

No es ninguna tontería de lo que estamos hablando. Se llama “convivencia”, y es la base de una sociedad. No me extraña que en España vivamos aun con la sombra de “las dos Españas”. Saber escuchar y aceptar a los demás y sus opiniones, y especialmente saber transmitir a los demás las opiniones propias para que sean recibidas como sugerencias para hacernos mejores, y no como puñaladas donde más duelen es una de las grandes asignaturas pendientes de nuestra sociedad. Eso también es educación. Eso también es cultura. Y como todo lo que es cultura y educación, eso se aprende a base de esfuerzo y de voluntad. Así que la próxima vez que alguien te suelte una perla y estés tentado a sacarle los ojos, prueba a contar hasta diez, respirar hondo, y en lugar de soltar un comentario hiriente, busca la manera de decir lo que quieres decir sin que el otro lo vea como un insulto, sino como una oportunidad para mejorar en algo. A lo mejor así resulta que terminamos comprendiéndonos todos los unos a los otros y nos quedamos sin la inmensa mayoría de los problemas y las cosas que nos joden la vida.

05
Dic
11

E pur si commuove

Elsa Formerno es la nueva ministra de trabajo y política social italiana, designada por Monti. Mientras desgranaba la nueva sarta de medidas aprobadas para reducir la deuda pública italiana, no pudo evitar romper en lágrimas por la dureza de las mismas y su impacto psicológico.

Conmovedor. Pobrecita tecnócrata. Me pregunto si derramaba las mismas lágrimas cuando cobraba como directiva de Intensa Sanpaolo. O como miembro de la comisión de expertos del Banco Mundial. O si cuando desde el ultraliberal Center for European Policy Studies hablaba de la insostenibilidad de los sistemas de pensiones del estado de bienestar.

Debe de ser duro luchar toda tu vida por defender las ideas de los ricos, cobrar las jugosas migajas que se caen de la mesa de los banqueros con la conciencia limpia de quien se engaña a sí mismo -“si no lo hago yo, lo hará otro”-, presionar para que los accionistas -el jefe y sus compañeros de orgía- se sigan forrando a costa del hambre ajena, y pasar un buen día a ser quien dirige el cotarro. Tiene que ser jodido descubrir por las buenas que se acaban las excusas, que uno no puede seguir mirando para otro lado pensando que qué se le va a hacer, que el mundo es así, y que mejor sacar provecho que ser uno de los que pasan hambre. Tiene que ser jodido que te digan: “ahora tú llevas el timón, y no puedes vender acciones, guapita”. Nada de apalancamiento, nada de posiciones en corto. Ahora tienes que hacer economía de verdad, de la real, de la que produce, de la que da de comer. Y descubrir que tus décadas de ganar dinero y de pensar en términos de cómo aumentar beneficios en esa ruleta rusa que es el nuevo orden financiero internacional se estrellan contra la realidad de la economía de la calle, de la gente que tiene que trabajar de verdad para vivir, de un país lleno de gente joven sin oportunidades, que nace ya con deudas. Tienes que ser una putada haberte creído durante toda tu vida las tesis de la Escuela de Chicago, el reaganismo y la mare que los parió, y que te metas voluntariamente en el mayor marrón de tu vida para darte cuenta inmediatamente que tienes escrúpulos, que cuando llega la hora de la verdad te da por pensar en la pobre viejecita que sobrevive con su pensión. En los millones de viejecitas como ella. En los niños que van a tener que pasar frío en sus escuelas proque hay que ahorrar calefacción. En los jóvenes con ganas de estudiar y llevar adelante el país que se verán forzados a servir hamburguesas de sol a sol. Ay Mario, sigue tú, que de verdad que yo no puedo. Tú tranquila, Elsita, qué le vamos a hacer, no hay alternativas. Créetelo, joder, que estamos en la tele.

Como dijo Arturo Perez-Reverte, “a la política se viene llorado de casa”. Si usted es un mierda, tenga por favor la decencia de ser un mierda hasta el final, no me venga con flaquezas de espíritu y lágrimas de cocodrilo. Y si de verdad tiene escrúpulos, si de verdad siente algo por esa pobre gente a la que le está exigiendo que dejen de ser parte del primer mundo, que vuelvan a la postguerra, guárdese las lágrimas y échele cojones a Monti, a Merkel, al FMI y a Goldman and Sachs. Deje de rezarle a Milton Friedman y desempolve los libros de Keynes. Que la Escuela de Chicago está muy bien para forrarse, pero es una putada para el 99% de la gente. Lo otro, Stieglitz y Krugman, también funciona. No te puedes forrar en 20 minutos, pero funciona. Funcionó en la postguerra, con un continente arrasado. ¿Cómo no va a funcionar ahora?

Así que déjese de gastar kleanex. Sí que hay alternativas. Y todo empieza por echar de los gobiernos a personas como usted, directivos de los mismos grandes bancos que hundieron la economía mundial y que hoy son ministros de economía, pirómanos haciendo de bomberos. Porque no se puede poner al lobo a cargo de las ovejas. Y en lugar de sacar la dichosa tijerita, podrían ustedes continuar por meterle mano a Berlusconi. Y me refiero a la cartera, usted ya me entiende. A Berlusconi, a la Iglesia Católica y a la Mafia. Combatan el fraude fiscal, hagan pagar lo que tienen que pagar a los que tienen que pagar. Déjense de una puta vez de santiguarse y mirar para otro lado: Italia está como está porque allí, como aquí, a los que mandan (los que mandan de verdad, no los recaderos que se eligen en las urnas) se les ha dejado hacer toda la vida. Sin hacerles pagar.

Déjese de pedir sacrificios, señora Fornero. Déjese de recortar pensiones, elevar edades de jubilación, congelar sueldos, despedir funcionarios, etc, etc. Empiece por poner las cuentas claras. Lo mismo así resulta que al final sí que cuadran.

29
Nov
11

Cómo escribir una Bewerbung (2): la disposición del contenido en la carta de presentación (Anscreiben)

Parece ser que la anterior entrada sobre cómo escribir una Bewerbung está teniendo cierta aceptación. Me alegra que la encontréis útil. Continuamos pues ahora con la disposición del contenido en la carta de presentación (Anschreiben) y demás formalismos.

Las costumbres alemanas dan mucha importancia a la presentación de la Bewerbung: desde el tipo de papel usado o la calidad de la carpetilla, hasta la observación de unas reglas standar pero no escritas sobre dónde, cuándo y en qué términos debe aparecer cada dato.

En primer lugar nos centraremos en cómo disponer sobre el papel (o dentro del archivo de texto a enviar) las diversas informaciones dentro del Anschreiben (carta de presentación). Usaremos el siguiente ejemplo sacado del portal de empleo Staufenbien.

Lo primero que podemos observar (aun sin saber alemán) es que la carta de presentación cabe en un folio. Esto es lo normal, y podríamos decir que está prohibido superar ese límite de un folio. De hecho, si nos fijamos bien, los párrafos que forman el cuerpo de la carta ocupan aproximadamente la tercera parte de un folio. En lo posible, nos mantendremos lo más fieles posibles a esa medida. Además, observamos que existen tres partes bien diferenciadas por los sangrados y los párrafos: una primera parte de cabecera con datos (nombres, direcciones, teléfono, una fecha), el cuerpo central de la redacción como segunda parte (que consta del título de la carta, de la fórmula de cortesía para el saludo y, en este caso, de cinco párrafos) y de la parte final, con cuatro lineas muy breves y separadas entre sí. Entremos pues ya a detallar cada una de esas partes:

La cabecera se compone de tres grupos de datos. En primer lugar aparecen los datos del solicitante, en el siguiente orden: nombre y apellidos, nombre de la calle y número del domicilio, código postal y localidad (si se escribe desde fuera de Alemania, indicar además entre paréntesis el país), teléfono de contacto (Tel. para indicar una linea fija, Handy para indicar un teléfono móvil; incluir el prefijo del país en caso de no ser un teléfono alemán) y dirección de correo electrónico. Como podéis observar, cada conjunto lógico de datos va en una linea aparte. Todos aparecen alineados a la izquierda, aunque es también común encontrarlos como cabecera del documento, como en este ejemplo.

Tras una linea en blanco, aparecen ahora los datos de la persona o institución a la que va dirigida la carta. El orden es el siguiente: nombre de la empresa o institución que oferta la plaza, nombre de la persona que oferta el puesto (normalmente aparece en la oferta de empleo; en el caso de que no lo hiciese, no se escribe, como es lógico), cargo que ocupa esa persona dentro de la empresa (sólo en el caso, naturalmente, de que aparezca en la oferta de empleo; en nuestro ejemplo ese dato no aparece), nombre de la calle y número de la dirección de la institución o empresa (viene en la oferta de empleo), y el código postal seguido de la localidad. Cada grupo lógico de datos en una linea, justificado a la izquierda.

Primera duda: voy a enviar mi Bewerbung por correo electrónico. ¿Pongo la dirección postal de la empresa y su código postal? Respuesta: SÍ. Seguramente te parezca superfluo o incluso ridículo, pero es altamente recomendable que lo hagas. Recuerda que como ya advertimos, los Bewerbungen se rigen por una colección arbitrarias de reglas de cortesía. Se espera de una persona que va a trabajar para una empresa que conozca esas reglas y las respete, pues constituyen el protocolo de comunicación oficial alemán (tanto a nivel público como entre o dentro de empresas privadas). Los alemanes tienden a ser especialmente estrictos en el cumplimiento de las normas (para bien y para mal). Así que una de las primeras cosas que dirá de ti tu Bewerbung es si conoces y cumples las reglas de presentación por escrito. Por eso, aprovecho aquí para remarcar algo muy importante: SIGUE AL PIÉ DE LA LETRA CADA UNA DE LAS INDICACIONES QUE SE DAN EN ESTE ARTÍCULO, A NO SER QUE CONTRADIGAN ALGUNA REGLA QUE PROVENGA DE UNA PERSONA CON EXPERIENCIA PROFESIONAL EN EL TEMA DE ESCRIBIR BEWERBUNGEN EN ALEMANIA (aprovecho también para declinar toda responsabilidad que pueda derivarse de que sigas las normas que aquí indico; el responsable último de tu solicitud de empleo eres tú; usa mis reglas como una guía, pero deja que alguien con experiencia profesional revise tu solicitud antes de enviarla, y sigue sus consejos por encima de los míos).

Un detalle importante que no aparece en el ejemplo pero que hay que conocer bien es el tratamiento que hay que usar con nuestro interlocutor. Si esa persona tiene el título académico de doctor o doctora, entonces escribiremos “Dr.” antes de su nombre y apellidos. Los alemanes dan una gran importancia a estos detalles. Tanto que si una persona tiene dos o más doctorados, se escribe tantos “Dr.” como doctorados tenga. Sí, puede parecernos cómico, pero no es del todo infrecuente encontrar cartas dirigidas al “Dr. Dr. XXXX XXXX”. También hay que tener en cuenta si la persona es además catedrático, que en alemán se dice Professor (ojo con decir que eres profesor de clases particulares o incluso de un instituto de enseñanza, porque esa palabra, Professor, se reserva en alemán a los catedráticos de universidad). Como necesariamente, un catedrático es además doctor, a los catedráticos se les trata de “Herr/Frau Professor Doktor”, con lo que incluso podríamos encontrarnos algo así en el remitente o receptor de una “Herrn/Frau Prof. Dr. XXXX XXXX”, o incluso “Herrn/Frau Prof. Dr. Dr. XXXX XXXX”. Para complicarlo aun más, hay doctores en medicina, ingeniería, filosofía, teología, etc. Un completo tratamiento de los tratamientos puede leerse (en alemán) en el correspondiente artículo de la Wikipedia.

Tras los datos del receptor aparece una linea en blanco, y luego la localidad desde la que escribes, una coma y la fecha. En Alemania la fecha se escribe de la siguiente manera dd.mm.aaaa, donde dd es el día del mes, mm es el ordinal del mes (marzo es el 03 -ojo, con un cero delante-, octubre es el 10…) y aaaa es el año (cuatro cifras). Un detalle importante: estas cifras están separadas por puntos. Nada de barras, rayas o espacios. Tras la cifra del año no aparece ningún punto. La localidad y la fecha deben ir en la misma linea y pueden ir justificadas (juntas) a la izquierda o a la derecha (en la mayor parte de los ejemplos que he visto, aparece a la derecha).

Seguidamente entramos ya en el cuerpo de la carta de presentación. Se dejan dos, tres o cuatro lineas en blanco (eso depende un poco de cómo te quede al final de espaciada la carta, procura que el cuerpo del Anschreiben quede lo más centrado posible).

Lo primero en aparecer (debería aparecer justificado al centro, especialmente si, como es lo más usual, sólo ocupa una única linea) es el título, en negrita. Viene a decir: “su anuncio para el puesto de XXXX”, a veces completado con la mención del lugar en el que se publicó la oferta de empleo y la fecha en la que apareció publicada (por ejemplo: “su anuncio para el puesto de ingeniero industrial publicado en el Südeutsche Zeitung del 16.10.2011”). Esto puede ponerse dependiendo del tamaño de la empresa y de la importancia del puesto. Si la oferta es para director de marketing de una empresa pequeña, debería bastar con indicar sólo el puesto. Si se trata sin embargo de un puesto para cubrir unas prácticas y la empresa es, por ejemplo, Deutsche Bank, que está presente en toda Alemania, lo mejor es indicar la referencia de publicación del anuncio. Se trata de facilitarle el trabajo a quien tiene que leer la carta. Recuerda que ésa es la persona que decidirá si te dan o no el puesto…

Lo siguiente que aparece, tras una linea en blanco, es la fórmula de saludo. Hay que distinguir tres casos: que la persona a la que te dirijas sea una mujer, que sea un hombre o que no venga especificado en el anuncio. En el primer caso, se ha de escribir “Sehr geehrte Frau XXXX,”, donde XXXX es el apellido. En el segundo caso hemos de escribir “Sehr geehrter Herr XXXX,”. Ojo: para las mujeres, geehrte termina en ‘-e‘, mientras que para los hombres termina en ‘-er‘. Cosas de la declinación del artículo en alemán… En el caso de que no sepamos a quién nos dirigimos, usaremos un socorrido “Sehr geehrte Damen und Herren,”. Aquí la terminación es en ‘-e‘. Esta es, sin embargo, la opción menos recomendada (en la medida de lo posible, intenta enterarte por todos los medios quién va a ser tu interlocutor). Un detalle más: esa linea termina con una coma. No la olvides.

He olvidado mencionar que en este caso no es necesario escribir todos los títulos. Bastará con colocar el de mayor importancia (si tiene varios doctorados bastará con mencionar sólo uno en el saludo): “Sehr geehrter Herr Dr. XXXX”, “Sehr geehrte Frau Prof. XXXX”. También puede que hayas observado que en el membrete con la dirección de la persona a la que escribimos, en caso de ser un hombre, escribí antes “Herren“, con una ‘n’ al final, y sin embargo en el saludo no lo he escrito. No es una errata, son cosas de las declinaciones del alemán.

Los siguientes párrafos son el cuerpo del Anschreiben. Nuestro ejemplo comienza presentando los puntos fuertes del solicitante: es ingeniero informático, con experiencia en cierto campo (integración de módulos de software) durante los estudios y varias prácticas, entre ellas una en la BMW. Probáblemente (no disponemos del anuncio para comprobarlo), estos sean los primeros dos o tres puntos del anuncio: titulación y experiencia previa en un puesto en concreto.

La siguiente frase es la motivación por la que el candidato se postula para el puesto: “En base a mis interes en el desarrollo de sistemas me gustaría apoyar (aquí en el sentido de colaborar) a su empresa para obtener así más experiencia práctica”.

Con esta simple entrada ya hemos cubierto las dos primeras preguntas que uno debe hacerse para escribir el Anschreiben: ¿Qué intereses y conocimientos especiales poseo? y ¿por qué quiero acceder exactamente a ese puesto?

El siguiente párrafo nos dice a qué se dedica exactamente ahora y qué ha estado haciendo hasta ahora: el curso que está cursando ahora en la universidad, que el semestre anterior lo cursó en el extranjero (Viena), y que ha participado en seminarios y talleres sobre informática. Todo este párrafo viene a reforzar las respuestas a las dos preguntas antes formuladas, pero además indican una información más que es ciertamente interesante: el candidato está diciendo implícitamente cuándo va a terminar, probablemente, sus estudios (con el nuevo sistema de grados, será al finalizar el siguiente semestre), y además deja caer el valor añadido de la experiencia internacional.

El cuarto párrafo trata de conocimientos más técnicos, y probablemente condensan los siguientes puntos de la oferta de empleo: experiencia de varios años como programador (no dice que sea profesionalmente, por lo cual el evaluador interpretará que no lo ha sido, ya que si lo hubiera sido, lo diría) de varios lenguajes de programación (C, C++, C# y Visual Basic). Cierra el párrafo añadiendo que dispone de ciertas características (iniciativa propia, talento organizativo y disposición para el aprendizaje) que con toda seguridad son requisitos del puesto (aparecen sin duda alguna en el anuncio) y que además pueden desprenderse de lo ya dicho hasta ahora: la inciativa puede deducirse de su estancia un semestre en Viena; la disposición al aprendizaje, de su participación en seminarios y talleres; su talento organizativo puede suponerse de su experiencia de integración de módulos de software.

Por último, la disposición final para realizar una entrevista: “Me gustaría apoyar a su equipo mediante una colaboración con total entrega. Estaría encantado de recibir una invitación para una entrevista personal”. Aquí hay un punto interesante más que indicar: el entusiasmo con el que el candidato está dispuesto a colaborar. Compara la frase: “Me gustaría mucho colaborar con su equipo.” con esta otra: “Me gustaría apoyar a su equipo en una colaboración llena de entrega.” Hay una diferencia subjetiva, ¿verdad? Este es el tipo de cosas que marca la diferencia y que comentábamos en el primer post sobre el contenido del Bewerbunsschreiben. Con esta forma de expresar la misma idea, el candidato pone de manifiesto también su capacidad de entrega y entusiasmo, su disposición a entrar en ese equipo. Probablemente fuese uno de las características que aparecen hacia el final del anuncio como deseables. Por último, la fórmula para proponer una entrevista: “Estaría encantado de recibir una invitación para una entrevista personal”. Esto es ya mero formalismo, pero, como otras tantas reglas arbitrarias de la escritura de los Bewerbungen, es necesario escribirlo.

Y llegamos a la parte de despedida y cierre del Anschreiben. El saludo de despedida: “Mit freundlichen Grüßen”. Si no consigues escribir el caracter ‘ß’ puedes copiarlo de este mismo post y pegarlo. Los alemanes comprenden perfectamente que si escribes desde el extranjero, no dispongas de una tecla para escribir la ‘ß’, así que puedes sustituir ese caracter por una doble s (‘ss’). Por otra parte, es para ellos una muestra de cortesía que te molestes en buscar la forma de escribirlo correctamente. Posiblemente ni siquiera se den cuenta de que has escrito correctamente la ‘ß’ (que, para los curiosos, se pronuncia “scharfes es”), pero sí que se darán cuenta de que no te has tomado la molestia o no has tenido la inteligencia de buscar en internet el carácter, copiarlo y pegarlo… Eso ya dice algo de ti.

Pero sigamos con la fórmula de despedida. En los últimos tiempos se está poniendo de moda la fórmula de despedida “Freundliche Grüße”, que es menos formal. En un seminario al que acudí para aprender a redactar un Bewerbung nos dijeron que la fórmula es a veces incluso preferible a la tal vez demasiado pomposa y ceremoniosa “Mit freundlichen Grüßen”, que empieza a sonar demasiado arcaica. “Freundliche Grüße” suena más moderno, más acorde con los tiempos. Mi consejo personal es que te informes antes de cómo puede ser la persona a la que vas a enviar tu Bewerbung (si es joven o mayor, si aparenta ser una persona abierta, o es más conservadora) y decidas por ti mismo. En cualquier caso, ante la duda, la expresión “Mit freundlichen Grüßen” por parte de un extranjero es siempre perfectamente correcta.

Luego aparece la firma, con la fecha y la localidad (sí, otra vez). Firmar la carta es importante, lo cual supone hoy en día un pequeño problema, ya que buena parte de los Bewerbungen se realizan por internet. El mismo problema lo vamos a encontrar con el curriculum, ya que los alemanes acostumbran a firmar también el curriculum. Si te es imposible acceder a un scaner (algo cada día más improbable, afortunadamente), puedes sencillamente teclear tu nombre. Sin embargo siempre será mejor poder firmar un papel, escanearlo y colocar la imagen en el documento. Esto demuestra tu disposición a seguir las normas (por complejo o molesto que sea el proceso), tu capacidad de realizar los esfuerzos necesarios para obtener los resultados deseados, y también, por qué no, cierta destreza mínima con herramientas ofimáticas.

La última linea, “Anlage”, indica qué documentos acompañan al Anschreiben. En este caso no se ha escrito nada, pero lo normal es que a continuación aparezca una lista con los siguientes documentos:
Lebenslauf (curriculum vitae)
Academischen Titel (títulos académicos)
Zeugnisse (notas académicas)

Y todos los documentos que consideres necesarios. De ello hablaremos en un post aparte.

En esta página podéis encontrar más muestras de tipos de Bewerbungsschreiben. Aun cuando no sepáis alemán, os servirá para ver las distintas posibilidades en cuanto a la configuración estética de la información.

Entradas relacionadas: Cómo escribir una Bewerbung (1): el contenido de la carta de presentación (Anschreiben).

24
Nov
11

Vicenç Navarro, sobre el “tsunami” electoral

Añado aquí un vínculo al análisis que ha hecho el Profesor Navarro del resultado electoral. No nos dejemos engañar por los medios. Los números no engañan.

Artículo relacionado: Hay alternativas.

21
Nov
11

La noche del 20N (de 2011)

Sin comentarios.